El término Reiki es una palabra de origen japones. REI significa “universal” y hace referencia al alcance y la naturaleza de esta práctica, y KI significa “energía”, de modo que la palabra Reiki se puede entender como la energía vital universal.

Es una terapia alternativa que  trata de lograr la sanación a través del acercamiento de las manos del practicante hacia su objetivo, con el fin de transferirle la “energía universal”. Reiki es un método de sanación natural que utiliza la energía vital universal, la cual permitiría ayudar  en la mejoría de enfermedades físicas y mentales.

Mikao Usui, un monje japonés fue quien desarrolló el Reiki durante un retiro espiritual a mediados del siglo XIX, aunque él siempre afirmó que únicamente “redescubrió” una técnica de sanación milenaria que ya existía pero que debía llevar mucho tiempo olvidada La práctica del Reiki se fundamenta en un emisor o canal que, mediante sus manos, transmite Reiki (energía vital) a un receptor que puede ser él mismo u otra persona con el fin de paliar o eliminar molestias y enfermedades.

La explicación de los efectos curativos del Reiki parte de los conocimientos hinduistas sobre los Chakras, que explicarían los estados de salud de los seres humanos. De esta forma, el mal funcionamiento o bloqueo de uno o varios Chakras sería el que provoca o agrava el mal estado de salud dando lugar a enfermedades y trastornos. La energía Reiki se dirige a estos chakras cuando se aplica a un receptor enfermo, desbloqueándolos y potenciando el proceso de recuperación del receptor.

Aunque Reiki es una técnica de sanación, no se recomienda utilizarla como sustituto del tratamiento médico prescrito por un profesional, aunque sí se puede utilizar de forma complementaria.

PUBLICACIONES:http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/04/tendencias/1320419777.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *